Varices esofagogástricas: la problemática de su clasificación

junio 2, 2011

Las varices esofagogástricas (VEG) aparecen hasta en un 40 % de los pacientes cirróticos en el momento del diagnóstico, pero con el tiempo, la mayoría de los enfermos (90 %) las desarrollan, estando en relación directa a la evolución de la enfermedad (las varices son mucho mas frecuentes en los grados B y C de Child-Pugh). Para que se produzca una HDA por rotura de VEG es necesario que se produzcan cambios importantes en la presión portal, sobre todo cuando ésta supera los 12 mm de Hg. Una forma indirecta de valorar el riesgo de sangrado es el tamaño de las varices y la presencia de signos como los puntos rojos, la presencia de varices sobre variz y el tinte muy azulado de éstas. Por ello, es muy importante realizar una correcta clasificación que nos oriente a valorar el riesgo de sangrado y las posibilidades terapéuticas. El problema en la valoración del tamaño de las varices y su localización dependen de factores individuales endoscopista-dependiente (experiencia, grado de insuflación del esófago) y de otra índole (desarrollo de hepatitis alcohólica, aparición de CHC que implican cambios bruscos en la presión portal). La clasificación mas empleada hasta hace poco tiempo para las varices esofágicas, consideraba 4 grados en función de la ocupación de la luz esofágica, pero para los grados 1, 2 (y a veces 3), la catalogación era muy variable por las razones expuestas. Por ello la Organización Mundial de Endoscopia Gastrointestinal (OMEG) simplificó esta clasificación en 3 grados (1: finas; 2: tamaño moderado que ocupan 1/3 de la luz sin excesiva insuflación y 3: tamaño grande que ocupan mas de la mitad de la luz y tienen un aspecto pseudotumoral). También son importantes por el mayor riesgo de sangrado los signos rojos. Por otro lado, las varices gástricas también deben ser correctamente clasificadas por razones similares. La clasificación mas usada es la de Sarin et al, donde se describen varices gástricas contiguas a esofágicas (GOV), siendo las que se continuan por la curvadura menor denominadas GOV-I y las que lo hacen hacia el fundus GOV-II. Las que no son contiguas a las esofágicas, se denominan IGV (isolated gastric varices), y pueden ser IGV-I si están en el fundus, e IGV-II si lo hacen en otra localización de la cámara gástrica.

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TRANSLATE