HDA por variz gástrica IGV-I de Sarin: confirmación diagnóstica con USE y tratamiento con cianoacrilato (F. Gallego y F. Gallardo)

Enero 14, 2013

Caso clínico:

Paciente varón de 57 años de edad con antecedentes de HTA, DM tipo II, nefrectomía derecha por tumor de células renales (estadio I). Bebedor de > 80-100 gr de etanol/día > 20 años. Ingresa por melenas de 48 horas de evolución sin repercusión hemodinámica, con Hb de 8.3 gr/dl, VCM 110, plaquetas normales, AP 79 %, GOT/GPT 190/60 UI/L, GGT 450 UI/L. En la exploración física destaca únicamente, aparte de la palidez CM por la anemia, una hepatomegalia difusa y dura, no dolorosa de 2 traveses de dedo. En la ecografía practicada se describe en el informe radiológico una ligera hepatomegalia difusa con signos de esteatosis, aunque tras la revisión de las imágenes, se aprecia una porta ligeramente dilatada (12.1 mm) con una esplenomegalia discreta. Se realizó gastroscopia urgente con el hallazgo de una lesión globulosa y turgente de color azulado, de unos 2 cm a nivel del fundus gástrico, con un punto en el vértice inferior de color rojizo sospechoso de ser el foco del sangrado. No se describe la presencia de varices esofágicas (auqnue en la 2ª endoscopia parece haber algunas de muy pequeño tamaño). Se estabiliza el cuadro con tratamiento con somatostatina y transfusión de 2 U de hematies. Aunque el diagnóstico inicial fue “HDA secundaria a variz gástrica (IGV-I de Sarin)”, en el seno de la unidad algunos médicos dudaban del diagnóstico por la no existencia clara de datos clínicos y ecográficos de cirrosis hepática e hipertensión portal. Por este motivo, se practicó una ecoendoscopia que confirmo el diagnóstico. Posteriormente se programó para tratamiento con inyección de cianoacrilato (profilaxis 2ª de HDA) que cursó sin incidencias. Se administraron 3.5 cc de sustancia diluidos al 50 % con lipiodol.

Comentarios:

La hipertensión portal es un fenómeno universal en la historia natural de la HTP. Dentro de los posibles shunts portocava que se establecen en esta patología, los mas comunes se dan a nivel de la vena ácigos y la vena gástrica coronaria (venas esofágicas inferiores) y entre la vena renal izda con la vena esplénica (shunt esplenorrenal). En el primer caso, una de las manifestaciones mas comunes es la aparición de varices esofágicas y gástricas. No obstante, en algunos pacientes puede predominar a nivel gástrico, el shunt entre las venas cortas gástricas que drenan en la vena esplénica y la ácigos (al pasar por el cuerpo y fundus gástrico dan lugar a las varices de esta localización sin tener que existir varices esofágicas evidentes). Una vez sabido esto, es posible que existan varices gástricas sin varices esofágicas, como en este caso. Por otro lado, puede existir HTP, sin signos evidentes de ésta en las pruebas rutinarias de imagen. No obstante, la sospecha diagnśotica junto a la gastroscopia y sobre todo la ecoendoscopia, puede disipar estas dudas.  
  

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *