Perforación gástrica por nitrógeno líquido. Tratamiento no quirúrgico

junio 15, 2011

Las lesiones producidas por la ingesta de nitrógeno líquido son infrecuentes y existen muy pocas publicaciones en la literatura médica. El nitrógeno adquiere el estado líquido a una temperatura menor o igual a la de ebullición, que es de -196ºC. Debido a su bajo punto de ebullición, el nitrógeno molecular se expande muy rápidamente y se evapora cuando se expone a una temperatura mayor. El ratio de volumen gas-líquido del nitrógeno es de 700:1, de tal manera que una pequeña cantidad de nitrógeno líquido ingerido da lugar a la generación de varios litros de gas nitrógeno. Esto causa un aumento sustancial de la presión y la distensión rápida de vísceras huecas. De esta forma, el nitrógeno líquido causa lesiones por dos mecanismos: el barotrauma y la acción directa por congelación. Según la ley de Laplace, la tensión de la pared aumenta de forma exponencial en función del radio. La tensión más grande de la pared se produce en el cuerpo gástrico, que puede dilatar libremente, y la rotura se produce a lo largo de la curvatura menor, donde el estómago está relativamente fijado por la arteria gástrica izquierda, el tronco celíaco y la unión gastroesofágica. Cuando se ingiere, las lesiones orofaríngeas y esofágicas son menores de las esperadas por el denominado efecto Leidenfrost, por el cual al entrar un líquido a una temperatura superior a su punto de ebullición genera una capa de aislamiento de vapor que retrasa la transferencia térmica.
En este caso el paciente había ingerido una cantidad relativamente elevada de nitrógeno líquido, el cual produjo una lesión directa esofágica y gástrica, así como una gran expansión que provocó lesiones por barotrauma, perforación y un gran neumoperitoneo. En nuestro conocimiento, tras una búsqueda exhaustiva en pubmed, este es el primer caso que se comunica tratado de forma conservadora. Se realizó paracentesis de gas para alivio sintomático tras comprobar la ausencia de signos de peritonismo, y se añadió ayuno y profilaxis antibiótica. La valoración endoscópica se realizó a las 72 horas, encontrando una lesión ulcerada profunda de 25-30 mm en cuerpo gástrico, hacia cara anterior/curvadura menor, y otras ulceraciones longitudinales, finas, al mismo nivel y hacia cara posterior, así como otra lesión ulcerada de unos 8 mm en tercio proximal del esófago. El paciente fue dado de alta a los 7 días del ingreso, y una gastroscopia a los 33 días no mostraba lesión alguna.

 


2 comentarios

  • Francisco Gallego junio 16, 2011en3:39 pm

    Enhorabuena Julio por 2 cosas: la primera por lo singular del caso y la brillante exposición y la 2ª por ser tu primera entrada elaborada integramente por ti en el blog. Hay bastantes casos tuyos en la página y tu colaboración es importante, pero ésta ha sido gestada al completo por tí. Ánimo y a por unas cuantas mas

  • Anónimo abril 10, 2012en5:28 am

    QUISIERA SAVER DE QUE MANERA INGIRIO EL NITROGENO?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TRANSLATE