Mucosectomía de sigma: dos casos (F.J. Gallego)

septiembre 12, 2013

CASO 1:

Paciente mujer de 38 años de edad, con antecedentes familiares de pólipos de colon (a la madre se le extirpó quirúrgicamente una lesión de 4.5 cm en el sigma a la edad de 55 años), sin antecedentes personales de interés. Se realiza colonoscopia por rectorragia de características distales junto a la emisión de moco rectal, de varios meses de evolución, encontrando una lesión sesil, protuyente y polipoide (elevación > 2.5 mm) de unos 4 cm de diámetro mayor (tipo I de París-Japón) a 15 cm del ano. La histología de las biopsias eran de de displasia de bajo grado. Se decide realizar mucosectomía endoscópica piecemeal completa usando indigo carmín para la demarcación y elevación submucosa de la lesión, que cursa sin complicaciones y con extirpación completa de la lesión. Se aplica argón en los márgenes. La histología describe la presencia de displasia de bajo grado con bordes profundos libre de lesión. Tiene pendiente una colonoscopia de control a las 12 semanas de la mucosectomía.

CASO 2

Mujer de 68 años de edad con antecedentes de HTA, tiroides moltinodular y osteoporosis a la que se le practica una colonoscopia desde el servicio de cirugía por sangrado rectal con perfil distal intermitente de varios meses de evolución, donde se localizan varios pólipos de pequeño tamaño y una lesión superficial polipoide con elevación < 2.5 mm a 15 cm de ano, de unos 2.5 cm de diámetro mayor. Se realiza mucosectomía piecemeal completa con índigo carmín y aplicación con gas argón en los márgenes. La histología revela una displasia de bajo grado con focos aislados de displasia de alto grado. Pendiente el contro, endoscópico en 3 meses.
COMENTARIOS:
En nuestro centro, la mucosectomía endoscópica del colon es una técnica ya estandarizada, con una baja tasa de complicaciones y buenos resultados en cuanto a la curación endoscópica. La sistemática usada es en primer lugar tipificar bien la lesión desde el punto de vista morfológico (clasificación de París-Japón), demarcar la lesión con cromoendoscopia, usar la elevación submucosa con diferentes sustancias (generalmente SSF o glicerol mezclada con adrenalina y colorantes vitales -generlamente índigo carmín-) cuando se considere necesario y seguir de forma protocolizada la resección con asas de polipectomía de fragmentos hasta completar la lesión (normalmente de 30 y 11 mm, ovales). Como material auxiliar se dispone de lazos (endoloop), hemoclips, agujas de esclerosis y muy raramente caps). La lesión se considera curada si no sobrepasa la membrana basal o se extiende < 1/3 en profundidad de la primera capa de la submucosa (Kiuchi Sm1). Es obligado un control estrecho endoscópico con revisiones a los 3, 6 y 12 meses en el primer año. Posteriormente, bastan las revisiones anuales.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TRANSLATE